La tercera sala de la Corte Suprema, en forma unánime, le dio la razón al alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, y al concejo municipal de la comuna, ya que validó la ordenanza que prohíbe fumar en parques y plazas de la comuna.

De esta forma, revocó la decisión de la Corte de Apelaciones de Santiago, que había acogido un recurso de protección presentado por el excandidato presidencial, Tomás Jocelyn-Holt, para dejar sin efecto la medida.

Es por eso que presentó un recurso ante la Corte de Apelaciones de Santiago para dejar sin efecto la política impulsada por el jefe comunal, el que fue acogido en junio pasado por el tribunal con una votación de 3 a 0.

Por ello, el municipio recurrió a la Corte Suprema con la colaboración de la Mesa Salud y Respiralibre para que la prohibición de fumar se mantenga, siendo favorecido en esta ocasión por la justicia con un resultado de 5 a 0.

Para Lidia Amarales, directora de RespiraLibre “el municipio de Las Condes ha sido estricto en asegurar que otras personas no se vean expuestas a los daños que provoca el humo del tabaco. A través de Respiralibre hemos apoyado a la comuna en que sea Libre del Humo del Tabaco, dando charlas de tabaquismo a organizaciones comunales, aplicando cooximetría y consejería breve a fumadores en distintos eventos de promoción comunales”.

A juicio del máximo tribunal del país, la ordenanza no viola el derecho constitucional al debido proceso ya que “existe una amplitud de prueba para la acreditación de los hechos infraccionales y que dichas probanzas serán analizadas conforme a las reglas de la sana crítica”.

“El municipio ha sido estricto en limitar racionalmente el espacio de autonomía constituido por la libertad de fumar; esto es, no se ha impedido fumar en términos generales, sino únicamente en ciertos lugares cuya cabida no permite asegurar que otras personas no se vean expuestas a la afectación de sus derechos”, se agregó en el fallo.

El alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, valoró el fallo destacando que refuerza la autonomía de los municipios para llevar adelante políticas que vayan en beneficio de la comunidad local.

Las Condes fue la primera comuna en tomar medidas de este tipo, imponiendo multas de hasta 5 UTM, algo así como $245 mil, para quienes fumaran en al menos 500 plazas y parques. En zonas de más de tres hectáreas, en tanto, se establecieron lugares específicos para el consumo de cigarrillos.