La tasa de muertes por cáncer en Estados Unidos alcanzó un hito relevante ya que sigue cayendo por al menos 25 años. Esto debido a que como ha disminuido la tasa de fumadores está llevando a menos muertes. Los avances en detección temprana y en tratamientos también están teniendo un impacto positivo. Sin embargo, los decesos por cáncer relacionados a la obesidad están aumentando y las muertes por cáncer prostático no han seguido bajando. La Sociedad Estadounidense contra el Cáncer predice que habrá más de 1,7 millones de nuevos casos de la enfermedad y más de 600 mil muertes por su causa este año. Cabe mencionar que el cáncer sigue siendo la segunda causa de muertes en EE.UU.