La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) avanzó con su tan esperado plan de limitar las ventas de la mayoría de los cigarrillos electrónicos con sabor en un esfuerzo por frenar lo que se considera una epidemia de consumo juvenil.

La agencia lanzó el miércoles un borrador de lineamientos para la industria, apenas unas semanas antes de que el comisionado Scott Gottlieb abandone su cargo. La medida es una de las prioridades emblemáticas de Gottlieb luego de que organizaciones antitabaco lo culparan por el aumento del consumo en menores de edad a raíz de medidas anteriores orientadas a flexibilizar las normas relacionadas con los dispositivos.

La propuesta apunta a mejorar la aplicación de la ley contra las ventas de cigarrillos electrónicos con sabor en locales minoristas donde un menor de edad pueda ingresar en cualquier momento, como una tienda de conveniencia o una estación de servicio. Las restricciones no se aplicarán a los cigarrillos electrónicos con sabor a tabaco, menta o mentol. A juicio de la FDA, esos sabores están orientados a los adultos que intentan dejar de fumar.

Modificaciones

La FDA también está aumentando en un año hasta agosto de 2021 el plazo para que las compañías que fabrican los cigarrillos electrónicos que llegaron al mercado después de febrero de 2007 presenten las solicitudes de autorización de comercialización de la FDA. Eso podría significar que algunos dispositivos saldrán del mercado. El público tendrá 30 días para comentar sobre la guía, que entrará en vigencia 30 días después de su finalización.