Tabaquismo, inicio como enfermedad pediátrica

La mortalidad atribuible  al consumo de tabaco, es de 25% para patologías como Muerte Súbita o Síndrome Dificultad Respiratoria del Recién Nacido.

El tabaquismo es una enfermedad pediátrica a pesar que la mayor parte de las patologías asociadas al tabaquismo aparecen en épocas posteriores de la vida. Esta aseveración se debe a que el HTA afecta adversamente y es FR de múltiples patologías en cada una de las tres etapas pediátricas (fetal, infantil y juvenil). Además, el 90% de los fumadores comienzan con la adicción antes de los 18 años y las enfermedades provocadas por el tabaquismo en adultos se inician en las primeras dos décadas de la vida, sin presentar aún sintomatología.

Tabaquismo pasivo: 2° mano y 3° mano

Tabaquismo de segunda mano es inhalar el HTA emitido por otras personas producto del  acto de fumar. Si bien el humo tiene una composición similar al exhalado por un fumador, las concentraciones de toxinas y carcinógenos son a menudo mucho más altas. Los niños no tienen ningún control sobre su medioambiente contaminado con tabaco, el que los afecta intrauterinamente y especialmente en los primeros años de vida, mientras comen, juegan, gatean o duermen en sus casas.

Numerosos estudios demuestran que los hijos de padres fumadores son fumadores pasivos de 2ª mano. Esto queda demostrado a través de niveles significativamente mayor de mediadores – cotinina en orina y nicotina/cotinina en pelo- en hijos menores de 10 años , especialmente menores de un año, de padres fumadores comparados con padres no fumadores. Esto se ve agravado cuando  el  inicio del primer  cigarro es antes de 30 min después de levantarse, así como cuando en los hogares no existe restricción al tabaquismo o esta es parcial en comparación a una restricción  total.

La exposición al humo de 3ª mano resulta de la inhalación, ingestión y absorción cutánea de los contaminantes que permanecen en el aire, polvo de habitación,  superficies, ropa y pelo de padres, familiares, cuidadores o educadores, fumadores. Los niños pequeños son los más vulnerables al tabaco de 3ª mano, ya que rutinariamente se encuentran en contacto con sillones, alfombras y piso al gatear, u objetos contaminados especialmente cuando se llevan éstos frecuentemente a la boca, siendo especialmente riesgoso en hogares con niños pequeños menores de un año. El hecho de fumar fuera de casa y lejos del bebé reduce pero no protege la exposición infantil al HTA: la  contaminación y exposición al HTA es 5-7 veces mayor en los hogares de los fumadores que tratan de proteger a sus hijos fumando al aire libre que en los hogares de los no fumadores. La cotinina urinaria medida en estos lactantes expuestos indirectamente es 7,5 veces mayor que los no expuestos.

A su vez, el contacto con el humo de tabaco en autos de fumadores y/o  parques o lugares de entretención son situaciones cotidianas, que aumentan la frecuencia o grado de exposición infantil.

El tabaquismo de 2ª y 3ª mano están claramente unidos y coexisten. Mientras el tabaco de 2ª mano se puede disminuir a través de ventilación, los contaminantes de tabaco de 3ª mano pueden persistir en el medio ambiente, casas  o autos, por varias horas,  días o meses después que el cigarro ha sido fumado. No existe ningún nivel seguro de exposición de 3º mano, dando siempre lugar a exposiciones potencialmente perjudiciales. La única manera eficaz de proteger a los niños de la exposición al humo de tabaco ajeno es eliminar el tabaquismo de los padres.

01. Patologías general

Síndrome Muerte súbita del lactante (SMSL)

El tabaquismo materno postnatal duplica el riesgo de SMSL. El 59% de casos de SMSL, de niños expuestos al HTA, fue atribuido al tabaquismo materno, encontrándose mayor concentración de nicotina en el tejido pulmonar de los lactantes que fallecen de SMSL. A su vez  la relación es dosis dependiente (CONFIRMAR)

02. Patologías Respiratorias

Morbimortalidad Respiratoria Infantil

El tabaquismo pasivo de 2º o 3º mano aumenta al doble el riesgo de las infecciones respiratorias en niños.

Una enfermedad pediátrica común, muy frecuente y que produce múltiples trastornos y mala calidad de vida de los niños y sus padres,  es el  trastorno agudo como crónico del oído medio. Existe una clara asociación entre tabaquismo de cualquiera de los padres y patología infecciosa del oído medio

La sinusitis también tiene relación con el HTA: entre los niños que presentan sinusitis, el 68.8% está expuesto al tabaquismo pasivo en el hogar.

Los hijos de padres fumadores  tienen el doble de riesgo de sufrir una infección respiratoria grave en la infancia. Este riesgo aumenta aún más en los menores de 2 años y especialmente los niños con bajo peso al nacer. Además, existe una correlación dosis-respuesta al riesgo de IRAs, dependiendo del número de fumadores en el hogar, y/o cantidad de cigarros fumados.

La bronquiolitis por el  virus respiratorio sincicial, una patología respiratoria frecuente en nuestro país y temida por su gravedad en lactantes,  presenta una mayor incidencia cuando está asociada a tabaquismo pasivo.

La tos, una de los síntomas más prevalentes y más frecuente de consulta infantil, está asociado al HTA, lo mismo que la hipersecreción y el apremio respiratorio como la relación entre tabaquismo y sibilancias del lactante, mas aún cuando ambos padres son fumadores. Además, se observa una gradiente de riesgo según cantidad de cigarros fumados, gradiente mayor en casos de madre fumadora.

En relación a asma, se describe aumento en el número de episodios de asma en < de  14 años expuestos a HTA, y síntomas de asma y asma severa. A su vez se describe  gradiente creciente relacionado con el consumo de cada uno de los padres.

La asociación de rinitis con tabaquismo de los padres es más débil, con mayor riesgo de rinocomjuntivitis cuando la madre es fumadora y aún mayor cuando ambos padres fuman.

Las personas expuestas al HTA inhalan un carcinógeno pulmonar que se metaboliza y se elimina en orina. Estos metabolitos urinarios se encuentra en 90% de los niños expuestos,  existiendo una correlación entre los cigarrillos fumados por día en el hogar y los niveles urinarios de estos metabolitos, mostrando  claramente que el tabaquismo intramuros es una fuente importante de exposición a un cancerígeno pulmonar infantil.

Conclusiones

La contaminación intramuros por tabaquismo es un FR muy importante de patologías, por sobre la contaminación ambiental,  especialmente respiratorias y a edades tempranas de la vida. Especialmente en Chile que aún muestra tasas elevadas de prevalencia, a pesar de políticas exitosas y la falta de una oferta de cesación a nivel público y privado (salvo ofertas puntuales  en la ciudad de Santiago).

Es por esta razón que RespiraLibre se ha abocado a implementar una oferta tanto pública como privada, a través de un programa integral de prevención y tratamiento de tabaquismo.