La cuarentena hace que nuestras rutinas se vean afectadas, influyendo en la cantidad y calidad del tiempo que compartimos en familia.

El stress provocado por la incertidumbre laboral y económica influye en nuestra salud física y mental, ánimo y por lo mismo, en nuestras relaciones personales.

La angustia generada por la cantidad de información que recibimos diariamente, si no es bien manejada, puede llegar a convertirse en un estado de pánico permanente.

Te recomendamos realizar actividades de interés común, adecuados para todas las edades, tratar de ejercitarte y sobre todo dosificar y seleccionar, la cantidad de información que recibes.

Así aumentarás la sensación de integración y bienestar y la percepción de cada integrante familiar sobre su bienestar a nivel físico y psicológico.

¿Cómo mantienes tu calidad de vida familiar en tiempos de crisis?